Los protocolos del gobierno

Protocolar.

Se cerraron las puertas del capitolio y se colocaron las barreras para que los estudiantes no tuviesen acceso. Decenas de oficiales se colocan en posición detrás de la barrera como medida “protocolar” a pesar de que los estudiantes se manifiestan de forma pasiva. Adicional a esto, otro grupo de oficiales se encuentran por todos los pasillos del vestíbulo del edificio por si es que manifestantes traspasan las primeras dos rondas preventivas. Protocolar.

Pocas horas antes de los estudiantes llegar al capitolio, se aprobó un nuevo reglamento que le da la autoridad, no a una figura de autoridad policiaca, sino que al presidente del Senado para ordenar arrestos si alguna conducta es considerada violenta. Me parece ridículo e indignante que las leyes, normas, promesas y reglas de este país se modifiquen a partir de los intereses contextuales y particulares de los gobernantes, pero supongo que ya se ha convertido en protocolar.

Nuestro Honorable Ricardo Roselló le ha planteado al pueblo que, ante el rechazo del sistema UPR de los recortes propuestos por la Junta de Supervisión Fiscal, habría que hacer los recortes a nuestro sistema de salud. Repentinamente parece que los recortes no se pueden llevar a cabo con los bonistas, no puede ser a través de las exenciones contributivas de compañías extranjeras ni negociando las leyes de cabotaje. No puede ser a través de salarios y lujos excesivos ni en contratos privados. Da la casualidad que el país de repente es blanco y negro, los dos extremos siendo la educación y la salud, y nuestros gobernantes son ciegos a todo el espectro de colores entremedio donde es, no solo posible, sino adecuado y necesario en términos de justicia hacer los recortes pensando en el bien colectivo del pueblo. Supongo que la ceguera también es protocolar.

En eso se ha convertido nuestro gobierno. Un protocolo para controlar y manipular a la masa. Los oficiales, en conjunto con la táctica del Senado, sirven para intimidar a estudiantes que solo quieren dejar de ser ignorados y empezar a ser escuchados. Los mensajes de nuestro gobernador parecen ser meramente para criminalizar la juventud, tratando de convencer a los otros sectores de que los estudiantes ponen en peligro el sistema de salud de todos cuando en realidad el mismo tiene en sus manos la capacidad de dejar los dos intactos y recortar por otras áreas de ser necesario. A lo mejor “capacidad” es mucho decir, pero de que existe la alternativa, existe. La universidad lleva más de dos años ajustándose a los recortes del gobierno y presentando propuestas y alternativas y hemos sido ignorados ocasión tras ocasión.

Mientras que el gobierno sigue justificando todas sus acciones como protocolares, tenemos que poder ver más allá de eso que nos presentan y examinar que tan adecuado son esos protocolos y añadirlos a la lista de los reclamos. Estamos en pie de lucha y ahora nos toca a nosotros establecer esta intolerancia a las injusticias como protocolar del pueblo. Nos hemos dejado espetar demasiadas reformas en estos pasados meses y el pueblo ha demostrado que ya no va a tolerar más al llegar al punto de poner en riesgo la educación del pueblo. No vamos a permitir que un protocolo más del gobierno nos haga más daño innecesario. Desde ahora, ante todas las injusticias, nuestra indignación es protocolar. Nuestra acción es protocolar. Nuestra unión es protocolar.

Puerto Rico, en defensa propia, es hora de ejercer nuestro protocolo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s