Redes Sociales: De herramienta a impedimento

¿En tiempos donde las injusticias sociales, económicas y políticas dominan nuestra sociedad, qué debe hacer esa escaso grupo de seres humanos que busca tomar acción en vez de ser como la mayoría que se conforma viendo Netflix mientras las situaciones empeoran? Publicar un tweet. Esa suele ser la contestación que muchos jóvenes talentosos y llenos de potencial encuentran apropiada como primer y lamentablemente último paso en el proyecto emprendedor de crear consciencia y hacer la diferencia.

Ya se están acabando los años de alabar maravillados a las redes sociales por proveernos una manera fácil, conveniente e instantánea de comunicación y poco a poco se termina de convertir en una norma sin la cual las futuras generaciones podrán existir. Ya no sirven tan solo para mantenerse al tanto con lo que hacen las mascotas de los familiares, juzgar a “amistades” que en realidad nunca te cayeron bien y para ver a donde se fue a janguear el pana, sino que ha evolucionado a una plataforma completa que se utiliza para, además una variedad enorme de entretenimiento, ingerir todo tipo de noticias globales que muy pronto permitirán que los niños citen a Facebook y Twitter como fuentes confiables en los trabajos académicos. Ahora no solo tenemos toda esa información accesible instantáneamente a través de las redes sociales, sino que la plataforma también nos sirve para expresar nuestras ideas, planteamientos y propuestas al resto del mundo. Share tras share, retweet tras retweet, el mensaje va alcanzado una audiencia cada vez más grande y se logra difundir efectivamente si les agrada a tus círculos de la red social. Por casi una década ya, esa característica ha sido alabada de las redes sociales ya que les provee voz a personas que de lo contrario serian ignorados e igualmente provee un espacio de libre expresión (hasta cierto nivel, la censura sigue siendo una realidad en las redes sociales) en un mundo donde los medios están comprados y solo se le da enfoque a lo que le convenga a la clase élite.

¿Entonces, cual es el problema de las redes sociales? Han abierto más espacio para el conformismo. En nuestro contexto actual, denunciar algo a través de las redes sociales es considerado para muchos lo óptimo que pueden hacer para aportar a resolver o eliminar un problema. El problema de esta generación, que poco a poco se ha ido contagiando a las demás, es que las cosas se quedan ahí, en una simple publicación. Cada persona que comparte esa publicación siente que ya ha puesto de su parte para resolver el problema al hacer la ardua tarea de invertir tanto esfuerzo en presionar el botón de compartir. Si se riega ese sentido de satisfacción, nuestras acciones terminan ahí y nunca trasciende las redes sociales. Seguimos viviendo felices con nosotros mismos sabiendo que fuimos ciudadanos ejemplares al compartir un mensaje importante, pero vivimos el resto de nuestras vidas sin tomar acción práctica sobre la situación. Ese es el problema con las redes sociales, inconscientemente están causando que nos conformemos con la palabra y no la acción.

Por ejemplo, ya basta de solo escuchar a tanta gente expresarse a través de publicaciones sobre como hace falta dejar atrás el bipartidismo en Puerto Rico, de llevar a cabo reformas educativas, seguir impulsando la equidad de género, eliminar la corrupción de los políticos y rellenar los boquetes que tienen a las carreteras de Puerto Rico pareciendo un campo de golf. Concientizar no es lo mismo que accionar. Nuestro trabajo, deber, no se cumple con tan solo dejarle saber a los demás lo que está sucediendo. Es un buen primer paso, pero tiene que parar de ser el último también. Nuestra isla se encuentra en uno de sus momentos históricos más triste de toda su historia y es bastante evidente como para simplemente seguir dejándole saber a los ciudadanos las cosas malas que están sucediendo. Nuestra isla ha perdido tanto bochorno que las injusticias se cometen en la cara del pueblo y se ven desde el otro lado del mundo, ya no hace falta que lo sigamos recordando a través de publicaciones. Necesitamos personas que utilicen su consciencia para tomar acción y lograr un verdadero cambio. Seamos fieles a nuestros ideales y por fin votemos por quien consideramos capacitado, no por el color que le gustaba a mami y papi. Creemos propuestas económicas, educativas y sociales para poner en camino proyectos que tanto le hacen falta a este país en vez de seguir soñando con el sistema que quisiéramos tener. Seamos intolerantes a todo comentario y acción de misoginia en vez de dejarlo pasar como costumbre social para luego quejarnos en las redes sociales. Exijamos a través de un esfuerzo colectivo la renuncia de todo aquel que gobierna por intereses propios en vez de seguir discutiendo en las reuniones familiares sobre que político y/o administración se está metiendo más dinero al bolsillo. Solo ofrezco algunos ejemplos hipotéticos de cantidades infinitas de alternativas que tenemos a nuestra disposición para luchar en contra de injusticias que transcienden el quejarse o denunciar una situación a través de las redes sociales. Repito, considero la acción un muy buen primer paso para crear consciencia, pero la consciencia nada mas no nos cambia nada.

No busco que ignoremos las redes sociales, sino que las usemos a nuestro favor como herramienta para el cambio, no un impedimento que nos mantiene inactivos.  Si nos basamos en las enseñanzas de Paulo Freire, el concepto es básico: praxis. El mismo lo resumió como “reflexión y acción del hombre sobre el mundo para transformarlo.” La reflexión es la única acción mencionada que se puede llevar a cabo sola, aunque realmente no lleva a nada como un ente independiente. Para que una reflexión sea efectiva, se necesita que surja una acción a partir de la misma. Para la acción se necesita la reflexión, por lo menos si queremos actuar con sentido, y para la transformación se necesita la reflexión. Ya basta de quedarnos estancados con la reflexión. Ya basta de sentirnos satisfechos con compartir algo sobre el cual no hacemos nada al respecto. Para toda persona que quiera ver este país echar para adelante, la isla está haciendo un llamado crítico de emergencia a toda aquel dispuesto a utilizar sus talentos, ideas, capacidades y destrezas para ayudarla a ser rescatada de toda mano que busca hundirla por intereses propios. Hay que escoger entre responder al llamado o seguir satisfechos con nuestros likes y retweets. Nos toca decidir.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s